efectos tratamientos de cancer en la boca

Los efectos del cáncer en la boca

Un tratamiento agresivo, con sus ventajas e inconvenientes

Si estás con un tratamiento quimio o radio en la parte alta del cuerpo, es probable que empieces a sentir los efectos adversos de tu tratamiento. La boca está constituida de mucosas, son células de vida corta, extremadamente frágiles que mata en primer lugar un tratamiento quimio (en general).

El tratamiento consiste en matar el tumor, impedirle que siga con el proceso de cancerización, es decir de proliferación celular. Las quimioterapias son cada vez más ajustadas e individualizadas, pero por su naturaleza no pueden impedir que las células de las mucosas sufran más de lo debido.

Un efecto colateral: la boca sufre y sangra, las papilas gustativas se mueren

Por perder el sentido gustativo, puede que pierdas también el apetito; tu boca está inflamada, tienes llagas o úlceras. Dentro de tu garganta, notas como te quema y te cuesta tragar. Tu oncólogo te dirá que tengas una dieta blanda.

Puedes hacer mucho para disminuir las dolencias.

Tu alimentación y el cuidado que aportarás a tu sistema digestivo son fundamentales entonces. Es tiempo de revisar lo que comes, adoptar una alimentación que te apoye y te ayude a soportar los tratamientos.

La importancia de la terapia nutricional

Es importante que actúes rápidamente, no esperes a haber empezado con el tratamiento.

Anticipar el tratamiento es la mejor manera de disminuir los efectos negativos del tratamiento. Con tu plato, ayudamos a tu cuerpo a mantener sus defensas altas, paliamos el problema de la mucositis, primera degradación debida al tratamiento.

Valoramos tu estado nutricional: a ver como está tu cuerpo con sus masas muscular, grasa, su capital óseo. A partir de allí, calculamos lo que necesitas a diario; analizamos la mejor distribución, para tí, en función de tus circunstancias y de tu cuerpo. A lo largo del tratamiento, cambian tus necesidades y hay que adaptarlas día tras día.

Cuando te diagnostican el cáncer, es una puerta que se te cierra de repente delante de la nariz. Pero tu puedes volver a abrirla. Consulta los especialistas que te orientarán.