Patologías crónicas ¿Qué son y qué podemos hacer con la alimentación?

Home » Patologías crónicas ¿Qué son y qué podemos hacer con la alimentación?

Una patología crónica es una enfermedad o afección que por lo general dura 3 meses o más, y es posible que empeore con el tiempo.

La diabetes y la glucosa

El desequilibrio de la relación glucosa-insulina es en sí ya una patología crónica.

No tratar este desequilibrio conduce a la tristemente famosa diabetes de tipo dos.

Bascula con manzana y pastelito

El colesterol y las cardio-vasculares

Cuando hay un desequilibrio de la relación triglicéridos y colesterol HDL, entramos en un terreno resbaladizo que nos lleva a posibles afecciones cardio-vasculares.

Articulaciones, artrosis, artritis

Los dolores osteo-articulares aparecen como señales. No prestarles atención hace que se cronifique este dolor, señal de una inflamación de los tejidos conjuntivos. 

La inflamación y el dolor, su mensajero

Ácido úrico, descompensación de parámetros sanguíneos, dolores diversos, sindromes de Raynaud, de Sjorgen, premenstrual, y un largo etcetera son invitaciones a ocuparse del asunto. Sin atención, se cronifican, abriendo la puerta a un estado inflamatorio constante.

¿Qué podemos hacer con la alimentación?

El cuerpo humano -como cualquier organismo vivo- está organizado para sacar provecho y energía de su alimentación. Si hay una disfunción patológica, la alimentación intervendrá en buena parte (pero no sola), para dañar o al contrario sanar el cuerpo. Corregir la alimentación es el primer paso a dar, antes de pensar en «cortar y pegar».

Pareja feliz cocinando

¿Qué podemos esperar del cambio de alimentación?

Aunque parezca imposible, los resultados no se hacen esperar: la tasa de colesterol, por no citar más, se modifica en apenas unas semanas. Y si duelen las articulaciones, en poco tiempo, el dolor se alivia. También nuestra mente se beneficia del cambio: nos sentimos más tranquilos, más serenos. ¡Lo ganamos todo!

¿Competencia o compatibilidad con la medicina convencional?

Decía Hipócrates, padre de la medicina moderna, en sus tiempos de gloria de la época griega «que tu alimento sea tu medicina». Es cierto.

Pero nuestra forma de vivir nos ha quitado de alguna manera la «responsabilidad conciente» de nuestro cuerpo. Cuanta gente con desequilibrios en sus parámetros sanguíneos se toman una pastilla, creyendo que de esta manera, el problema queda resuelto. Y no es cierto: lo que ocurre es que se restablece uno y solo uno de los parámetros. A menudo, aunque no aparezca en una analítica de sangre, se produce un desequilibrio en otra parte. 

La medicina convencional nos ofrece medicamentos para todo. No hay que rechazarlo en bloque. Cuando hay una patología avanzada, la medicina convencional es un gran recurso. Pero antes de llegar al extremo, ocuparse de su cuerpo evitará tener que preocuparse.

Cuidar su alimentación nos permitirá reducir los tratamientos, poco a poco, y recuperaremos nuestro estado natural: la salud. 

Abrir chat
Nutrifly · Nutrición personalizada
Hola!
Puedo ayudarte en algo?