Somos agua

Somos 80 % de agua. Como el planeta azul que nos albergua. En lo más íntimo de nuestras células y por fuera. Es lo que nos permite vivir, a nosotros y a todos los huéspedes del mundo.

El agua y mi temperatura

Agua, lo mismo que haces en el planeta, lo haces en mi cuerpo: lo primero, tal como las grandes corrientes en el mar, me regulas la temperatura, cuando hace calor, eres mi primer controlador y te bebo para rebajar el calor interno de mi cuerpo. Pero no te paras a esto, porque cumples muchas funciones en mi cuerpo. Cuéntame.

El agua como solvente

Agua, nos sirves de solvente. Cuando te bebemos en suficiente cantidad, diluimos la sangre. Al diluirla, favorecemos el transporte de los distintos nutrientes, vitaminas, minerales porque la «corriente»fluye mejor. Y también disolvemos mejor la linfa (¿sabes quien es?, este circuito paralelo e igual de importante que tu sistema sanguíneo), permitiendo la eliminación de toxinas y tóxicos.

El agua y mis hormonas

Agua, juegas un papel fundamental en la regulación y el transporte de mis hormonas. Una hormona es un «mensajero» químico que lanza una glándula a través de mi torrente sanguínea. Cuanto más fluida esté mi sangre, mejor circula la hormona.

El agua como agente de comunicación intercelular

Una buena relación hídrica favorece el intercambio celular: las células intercambian sustancias. Y somos un montón de células. Cada una trabaja sola y solidariamente. Según la nueva biología celular, se cree que comunican entre ellas, ayudándose en caso de fallos.

El agua mineral

Agua, me aportas minerales, dependiendo de su origen más o menos importantes. Si eres agua muy buena, me puedes aportar un 50% de los aportes minerales mayores, tales como magnesio, calcio, potasio.

Si bebo entre un litro y medio y dos litros todos los días, te mantendré en buena proporción en mi cuerpo. Empezaré preferentemente por lo mañana para no terminar a finales de tarde tragándome los dos litros de golpe. Porque hay que entender la lógica de mi cuerpo: mi cuerpo necesita aportes aportes diminutos y constantes de todo. De media hora en media hora.

¡Pide una consulta gratis!

Para animarte a cuidarte, te regalo un cuarto de hora gratis